El Club Opinión

ECOS DE PRENSA / CORAZÓN Y CABEZA (por Manolo Sanchís)

Manolo Sanchís Hontiyuelo, autor del articulo publicado en Marca.

De nuevo os dejo un artículo del diario Marca, periódico que leo desde que era un crío, y que ya entraba en mi casa por medio de mi padre. De hecho tengo ejemplares guardados que valían 50 cts de peseta. Como siempre digo, ni toda la prensa deportiva es mala, ni todo lo que se escribe es para hacer daño a nuestro equipo. Por eso, cada vez que vea algo interesante, lo compartiré con vosotros. En esta ocasión es de un exjugador nuestro, Manolo Sanchís II , o si lo preferís, Manolo Sanchís Hontiyuelo. Sanchís es colaborador habitual de Marca, y en su columna llamada “El Rincón del Central” ayer la escribió con el  siguiente titulo “Corazón y cabeza”. Dice así:

Puede que alguno de nuestros jóvenes no lo recuerde, o que su imagen dependa tanto del relato de sus mayores que haya llegado difusa, sin hacer justicia. Pero la memoria de nuestro club es muy selectiva, sensible a la cabeza, rendida al corazón.

En los años 60 nació la leyenda de una generación de futbolistas singular, mágica. Se dieron por llamar los Ye-Yé, consecuencia de una foto en la que varios de ellos rodeaban a su capitán , Gento, ataviados con una peluca muy al estilo rebelde de la sociedad de aquellos días. Pero donde ellos se mostraban contestatarios fue en el terreno de juego.


Un vasco, dos cántabros, un valenciano, un ceutí, un navarro, un gallego y cuatro madrileños. 11 españoles consiguieron consagrarse como el mejor equipo europeo del momento en la final de Bruselas.





 Pero además, yo diría sobre todo, se adueñaron del corazón de su afición. No existe generación del Madrid que pase sin reconocimiento, todas consiguen su espacio en el historial de club. Pero son muy pocas, nos sobran los dedos de una mano para contarlas, las que quedan unidas para siempre al sentimiento blanco, las que trascienden lo deportivo justificando con su ejemplo la grandeza de la institución. Una de ellas, sin duda, es la de los Ye-Yé.

Veo, con la tristeza de quien pierde algo propio, cómo se nos van yendo en silencio. Zoco, Grosso, Velázquez, ya no están entre nosotros. No así su recuerdo y la impronta que dejaron en el vestuario, entre su afición, para todos los amantes del buen fútbol.

La cabeza discrimina entre reglas nacionales y los elegidos son ídolos del momento. El corazón atiende a lo irracional, a la lógica de barrio de medir por el palpito y crea héroes eternos.



Hoy, frente a mi padre y frente a todos los que pertenecieron a ese Madrid legendario me pongo de pie, con respeto, con reconocimiento y con gratitud. Desde que entré por primera vez en su vestuario, supe que lo mejor que me podía ocurrir era estar a la altura de su historia, ojalá que lo haya conseguido.

Manolo Sanchís en su columna en Marca “El Rincón del central” (20-1-2016).

Palabras de otro gran madridista, al igual que lo fue su padre. Me da mucha pena cuando escucho a madridistas de nueva hornada ningunear a aquellos jugadores, incluso los valores que siempre han caracterizado a nuestro club. Por eso aplaudo las palabras de un jugador que si supo valorar a sus predecesores, quizá porque su padre lo hice antes, y mucho antes otros tantos.

Antonio Armero Rodríguez

Deja un comentario