Cultura de club Nuestra Historia Primer Equipo

Partidos memorables | Anderlecht. Un buitre voló sobre el Bernabéu

Escrito por Antonio Armero

“En la imagen Sanchís remata de cabeza para el 1-0”

Corría el mes de diciembre de 1984, y nuestro Madrid jugaba aquella temporada la Copa de la UEFA. Por entonces la Copa de Europa solo la jugaba el campeón de Liga, y normalmente el segundo, tercer y cuarto clasificado en en campeonato domestico jugaban la Copa de la UEFA, hoy Europa League. Era el Madrid de La Quinta del Buitre, pero también el de los Camacho, Juanito y Santillana. El Real Madrid se había impuesto en los treintaidosavos a los austriacos del Wacker Innbruck por un global de 5-2, y en los dieciseisavos, y tras una disputada eliminatoria, a los por entonces yugoslavos del Rijeka (hoy croatas), por un global de 4-3. En octavos nos tocó enfrentarnos a los belgas del Anderlecht, por entonces un potente equipo en Europa.

Partido de ida

El primer partido se jugó en tierras belgas, el 28 de noviembre de 1984. El Madrid fue avasallado por un Anderlecht pletórico, cuya figura por aquel entonces era Enzo Scifo. A pesar del dominio de los belgas el Madrid aguantó hasta el minuto 66 con el marcador a cero, pero Vanderbergh abría la lata en ese minuto 66, y Czerniatynski un minuto después marcaba el 2-0. Con el Madrid ya roto, el Anderlecht hacía de penalti, y por medio de Vercauteren, el 3-0, poniendo muy cuesta arriba la eliminatoria a los merengues.

Partido de vuelta

La noche del 12 de diciembre los belgas devolvían visita. Con un Santiago Bernabéu lleno hasta la bandera, Amancio, entrenador del Real Madrid, puso en liza el siguiente once titular: Miguel Ángel; San José, Stielike, Camacho; Michel, Gallego, Sanchís, Lozano; Butragueño, Santillana y Valdano. Por los belgas jugaron: Munaron; Grun, Peruzovic, Cisen, De Grotte; Vercauteren, Friman, Holkens, Scifo; Arnesen y Czerniatynski.

Butragueño, autor de tres goles y héroe de la noche.

El Real Madrid necesitaba un gol tempranero que le hiciese creer en la posibilidad de remontar el resultado adverso de la ida, y a los 2 minutos de juego llegaba por medio de Sanchís. Lozano en el saque de una falta la pone para que de un excelente cabezazo Manolo Sanchís marcase el 1-0. El Bernabéu era una caldera, y en el minuto 16 iba a llegar el 2-0. Combinación entre Valdano y Butragueño, con pase final del argentino que el Buitre remata de cabeza para poner el 2-0 en el marcador y abrir camino a la esperanza. El Madrid estaba desatado ante un Anderlecht que se veía impotente. Antes de llegar a la media hora de juego iba a llegar el 3-0 con el cual momentáneamente se empataba la eliminatoria. Gallego pone un excelente pase sobre Butragueño, este espera la salida del portero y la pasa para que Valdano empuje al fondo de las redes belgas. El Bernabéu estallaba de alegría, pero todavía quedaba mucho partido por delante y aún hacía falta otro gol que decantase la eliminatoria del lado merengue.

La afición merengue se iba a quedar helada en el 34, ya que los belgas marcaban el 3-1 por medio de Frimann. Ahora los merengues necesitaban dos nuevos goles para levantar la eliminatoria. Pero el Madrid, y Butragueño estaban enchufadísimos, y cinco minutos después del gol del Anderlecth llegaba el 4-1. De nuevo un gran pase de Gallego deja en buena posición a Butragueño, que con una amago se marcha de su defensor para de nuevo poner un centro a Valdano que remata para poner de nuevo el esférico en el fondo de la meta belga. Faltaba un gol, pero al descanso se llegó con 4-1.

A penas se había reanudado la segunda mitad cuando un mal despeje de la defensa del Anderlecht le cae a Butragueño, él cual suelta un chut potente que supera a Munaron para poner el 5-1. La eliminatoria ya estaba del lado madridista, pero el propio Butragueño, tres minutos después le iba a poner la guinda al partido. Al Buitre la cae un balón dentro del área chica, el portero belga intenta tapar el disparo del canterano blanco, pero este se saca un disparo con algo de fortuna que se cuela por el único hueco posible para poner el definitivo 6-1. Aún quedaban 30 minutos por delante, pero los belgas ya hundidos dejaban pasar los minutos, mientras los madridistas disfrutaban tocando y tocando el balón ante el delirio de su afición.

Esa edición de la Copa de la UEFA sería merengue, tras superar al Tottenham en cuartos, al Inter en semis, y vencer en la final a doble partido al Videotón húngaro. Pero eso ya es otra historia.

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.