Actualidad Deportiva Baloncesto

Liga ACB 18-19; Fase regular -3ª jornada- | Se despertó a tiempo

Escrito por Javier Gordo
“En la imagen, Felipe Reyes entrando a canasta con la oposición de dos rivales. Fotografía Realmadrid.com”

Real Madrid  89  Unicaja  82

Sufrida victoria del Real Madrid ante un correoso Unicaja que en un tercer cuarto sorprendente fue capaz de remontar 15 puntos al campeón al que tuvo contra las cuerdas, pero que despertó a tiempo guiados por un magistral Campazzo y con la aportación vital de nuestro “gigante” Tavares.

Hala Madrid…

Todo parecía de cara para una plácida tarde de baloncesto en el palacio, veníamos de imponernos a uno de los cocos de la competición, y enfrente estaba uno de esos equipos que dan lustre a nuestra liga, un Unicaja con “viejos amigos” como Daniel Diez y sobre todo Carlos Suarez (siempre serás uno de los nuestros) y algún enemigo reciente como Shermadini (para todos aquellos que viajáis con la peña no me podéis negar que tiene un aire a nuestro guía Valentín al que aprovecho para mandarle un más que afectuoso saludo, es un verdadero CRACK). Y digo que parecía de cara porque todos teníamos en el recuerdo la paliza en pretemporada al “baby Unicaja” en el torneo Costa del Sol.

Comenzó el partido con mucho desacierto por ambos equipos, en el Madrid era particularmente extraño ver cómo Randolph y Llull, los héroes menos de 48 horas antes – igual ese era el problema – fallaban una y otra vez tiros cómodos, en el lado contrario no les iba mejor, y la intimidación de Tavares impedía a Unicaja tomar algún tipo de ventaja, en este inicio de periodo sólo Taylor a base de brega lograba anotar, siempre con mucho sufrimiento. En este primer cuarto Tavares logró desquiciar a Shermadini, qué lejos quedan ahora esos tiempos en los que cualquier equipo con un pivot rocoso nos sacaba del partido (cuando no los colores), ahora el gigante juega con nosotros, y pese a buscar el pivot georgiano una y otra vez su famoso ganchito en un afán de alejar el balón de los eternos brazos de Tavares, no tenía el acierto de otras veces (todavía siento escalofríos recordando aquel tercer partido definitivo contra Andorra en el que hizo temblar los cimientos del Palacio y casi mandarnos a “casita” a las primeras de cambio). Logró Unicaja ponerse hasta 8 puntos arriba – naturalmente con tiro exterior – pero una vez más Tavares impuso su ley en la zona y un parcial de 17-2 permitió al Madrid abrir una pequeña brecha en este primer cuarto.

Facu Campazzo lanzando a canasta. Fotografía Realmadrid.com

El segundo parecía que iba a ser más de lo mismo, aunque en estos momentos llegó la famosa rotación, y con el caboverdiano en el banquillo fue el tiempo de Carroll, 3 triples suyos, junto con una buena fase trabajo defensivo – en particular por Rudy – nos permitió situarnos en una máxima renta de 15 puntos, que casi mantuvimos hasta el descanso si no es por una extraña falta personal pitada a Rudy por “flopping”, es increíble cómo los árbitros pueden hilar tan fino en ocasiones, cuando poco antes una falta con agarrón del cuello incluido delante de las narices de uno de los “trencillas” no fue sancionada, supongo que habríamos inventado la ley de la ventaja, la verdad es que la jugada del Facun lo merecía, por qué fastidiar una delicatessen con algo tan mundano como un tiro libre.

Comenzaba el tercer cuarto con una ventaja cómoda y encima con Randolph enchufando dos triples, es decir, si íbamos arriba y encima entraba lo que en la primera parte no lo hacía, qué más podíamos pedir, pues no sé si fue relajación por pensar lo mismo, o una mezcla con el cansancio como decía por haber jugado un partido duro menos de cuarenta y ocho horas antes, pero a base de triples y poco a poco cual asesino silencioso Unicaja comenzó a acercarse hasta dar la vuelta al marcador. Estupor en el Palacio, no se daba crédito a lo que allí estaba pasando, pero sí, un inspiradísimo Milosavljevic y el buen trabajo en defensa y ataque de Shermadini dieron la vuelta a un partido del que nos vimos ganadores antes de tiempo. Era extraño, las estadísticas parecían sacadas de un programa de Iker Jimenez en Cuarto Milenio, el balance +/- de nuestros mejores jugadores era un poema, Llull, Tavares, Randolph con balance negativo – muy negativo – el mundo al revés.

Laso decidió entonces sacar un equipo guerrero, “bajito”, con Felipe de 5 y Deck de 4, con Facundo a los mandos y Prepelic y Carroll para intentar volver a recuperar la frescura en ataque, pero sólo sirvió para parar la sangría momentáneamente, un entregado Felipe, daba respuesta al continuo acierto de los jugadores malagueños. Nuestro gladiador sujetó en esos momentos el equipo, pero algo no funcionaba, Prepelic, ansioso, no era capaz de enchufarlas, incluso falló algún lanzamiento liberado que tuvo, y para colmo llegaron los fallos en los tiros libres, cuatro consecutivos de Taylor poco antes, uno de Prepelic en este periodo, muchos para un partido igualado. Unicaja a lo suyo, canastas en cada ataque, y a aprovechar la ansiedad del Madrid que pretendía finiquitar un partido antes de ganarlo, un triple a la carrera de Roberts (7 puntos seguidos suyos nos hicieron dudar) puso el marcador 77-81 a falta de 2:32, tiempo muerto y muchos nervios en el Palacio.

Vuelta al partido de Tavares, Llull, Rudy y Randolph, a defender se ha dicho, y vaya si se hizo, con el Pabellón presionando cada ataque del rival (también el público despertó a tiempo) y con un Tavares enorme en las zonas, comenzó la remontada, el Unicaja sólo anotaría un tiro libre en lo que quedaba de partido, y con un parcial de 12-1 incluidos 4 puntos desde la personal de nuestro pivot, un 2+1 de Facun (con todo el pabellón coreando su nombre por su extraordinaria dirección en estos decisivos últimos minutos) y un triple del increíble, dejaron la victoria y el liderato en casa.

… y nada más

Anotadores

89 – Real Madrid (21+27+14+27): Llull (6), Taylor (6), Causeur (5), Randolph (10) y Tavares (14) -cinco inicial-, Fernández (4), Campazzo (13), Reyes (10), Carroll (10), Deck (6), Kuzmic (2) y Prepelic (3).

82 – Unicaja (15+21+28+18): Roberts (12), Fernández (5), Díez (2), Wiltjer (11) y Shermadini (13) -quinteto titular-, Díaz (3), Salin (8), Milosavljevic (15), Waczynski (3), Lessort (5) y Suárez (5).

8 comentarios

  • El equipo juega bien, pelea y sabe sufrir. Gran victoria ante un muy buen equipo. Muchas gracias Javi. Un abrazo fuerte

  • Gracias Javier. Asi da gusto leer una crónica…a pesar de no haber podido ver el partido, después de leer tu crónica es como si lo hubiera visto. Hala Madrid!!

  • Gracias Javi ,

    Gran partido ayer aunque en el tercer cuarto con las prisas se nos adelantó unicaja. Pero pusimos cabeza en el cuarto y ganamos el partido. Todos fenomenal. Menudo equipo.

    Saludos Ismael

  • De verdad este equipo da gusto verlo se cae pero se levanta y sige adelante.
    No se rinde. Confian en si mismo.
    Y esto no solo deste esta temporada.
    Y tu cronica como la ultima de 1. nivel.
    Saludos

  • Gracias Javi!!! Una nueva victoria que nos hace más fuertes al ser tan sufrida!!!
    Vámooooooos!!!

    Por cierto, que es “flooping”???

  • Gracias a todos, me siento muy halagado, lo único que ya os he dicho a varios, están escritas desde el cariño.

    Nuria el flopping podría traducirse por teatro, cuando simulas o exageras una falta, cuándo más se pita es cuando recibes una carga y te tiras como si te hubiesen matado y en ataque cuando el tirador abre las piernas para que haya contacto buscando la falta.

    El líder del flopping se acaba de retirar, Navarro, por cierto también líder de pasos no pitados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.