Baloncesto Euroliga

Euroliga 18/19; Fase regular – Jornada 4 – | Sin despeinarnos

Escrito por Javier Gordo

«En la imagen, un lance de partido. Fotografía de Javier Gordo»

Real Madrid 89   Buducnost 55

Partido de trámite en la Euroliga, el Real Madrid plasmó su superioridad en un partido para continuar con la racha de imbatibilidad esta temporada, estadística que, si bien no es vital debido a las particularidades de la competición, sí refleja a las claras que nos encontramos con un equipo en el que el hambre de victoria no ha desaparecido con los títulos.

Hala Madrid…
Parece mentira que podamos hablar de partido trámite en una competición como la Euroliga, pero así es, la grandeza actual de nuestro equipo permite que seamos favoritos ante casi todos los equipos de la competición ¿puedo decir todos? y ante determinados rivales nos permitamos el lujo de sacar “el rodillo a pasear”. Como titulaba la crónica fue un partido que ganamos “sin despeinarnos”, todos los jugadores del Madrid anotaron, otra vez una actuación coral, de equipo – me parece que vamos a tener que acostumbrarnos a estas palabras, tendré que buscar algún nuevo sinónimo – en la que quizá podamos destacar a Tavares con sus 14 rebotes para 24 de valoración. Este chico no para de crecer, no se asusten, es una metáfora, y solo los lógicos descansos en los partidos a los que nos lleva este modelo de competición y la tendencia a cometer ciertas personales “evitables”, hace que no veamos estadísticas “galácticas”
El primer cuarto si bien parecía que iba a ser un festival de tiro tras los aciertos iniciales en el triple de Randolph y Causeur (estoy haciendo un seguimiento especial al primer ataque del Madrid en los partidos de la temporada y siempre finaliza con un lanzamiento triple de Randolph como esta vez, o una bandeja con la izquierda de Causeur – yo apostaba más por esto último pero el 3 me está dejando fatal – , no deja de ser una simple anécdota en esta época en la que se abusa de la estadística) pero nada más lejos de la realidad, comenzó un festival de fallos por ambos equipos, y hablo de fallos porque eran lanzamientos bien seleccionados, en el caso del Buducnost en realidad era más bien una obligación, el primer paseo por la zona se saldó con un tapón de Tavares, “chicos, por aquí no vais a pasar”, solo la igualdad inicial en el rebote permitió continuar parejos en el marcador hasta que el Madrid encontró la fórmula, el famosísimo “pick&roll” – suena muchísimo mejor que eso de “bloqueo y continuación” – para anotar fácil canastas desde debajo del aro, canastas de Tavares, Ayón (su sustituto) y un vuelo de Randolph para mate y tiro adicional abrieron la primer brechita en el marcador, el cuarto se cerraba con una entrada inteligente de Llull que se aprovechó de una defensa que se centró en los pivots para evitar una nueva canasta fácil.

Lance del partido.fotografía Javier Gordo

En el segundo cuarto más de lo mismo, el Madrid continuaba con su juego fluido, con Taylor de estilete esta vez, mientras en el Buducnost poco o nada, durante el partido sólo Gordic – creo que no es la versión montenegrina de mi familia – su mejor jugador esta vez, y Omic peleando en la pin3tura pese a la clara superioridad madridista, parecían mostrar el nivel requerido en la competición, muy mal Clark fallando todo lo que intentó (0 de 10) y decepcionante Edwin Jackson jugador de luces y sombras en su pasado ACB, fracaso en el Barcelona y gran temporada en Estudiantes. Solo una fase en la que por fin el equipo de Podgorica pareció leer el ataque del Madrid y con unas buenas defensas se acercó a 7 puntos, pero fue un espejismo, Rudy con 2 triples consecutivos volvió a poner la diferencia de 13 en el marcador que se mantuvo hasta el descanso (44-31).

La segunda parte fue aún más demoledora, el Madrid comenzó a abusar de su rival, poco a poco las distancias crecían para colocarnos con una renta que ya no bajaba de los 20 puntos en este periodo, el Madrid en velocidad de crucero y el Buducnost que pasaba 6 minutos sin anotar, no encontraban el modo, seguían los errores en el lanzamiento exterior y en la pintura el jugador caboverdiano ya les había dejado claro lo que pasaba si alguien “pisaba su jardín”. Es curioso, Montenegrino, Caboverdiano, galácticos, en realidad uno no sabe si está escribiendo la crónica de un partido de baloncesto o una novela de Ciencia Ficción.

En el último parcial, tres jugadas iniciales de Campazzo robando y forzando pérdidas rivales cortaron cualquier atisbo de esperanzas para los rivales, si es que había alguna y simplemente el Madrid se dedicó a intentar “ganar para la causa” a Prepelic. El esloveno no acertaba en los tiros lejanos, las entradas le hacían la corbata y salían repelidas, hasta que por fin en una de estas últimas y con todo el personal soplando para que así fuera el balón se decidió a entrar. Algarabía en el Pabellón, y no con sorna, todos los que estábamos allí veíamos a un jugador desesperado. Cierre de partido con únicamente 24 puntos anotados en la segunda por el equipo rival y 14 asistencias entre Facu y Llull.

Otro lance del encuentro.Fotografía de Javier Gordo

26 de 27 ¿casualidad? He leído que 26 son los partidos ganados de 27 disputados desde la vuelta de Llull tras su lesión, cada uno que saque sus conclusiones, como os he dicho se abusa de estadísticas que a veces significan algo y otras no, yo simplemente voy a seguir disfrutando (bueno y a fijarme en el primer ataque de los nuestros).
… y nada más

Anotadores

89 – Real Madrid (21+23+21+24): Randolph (11), Tavares (10), Llull (9), Causeur(4) y Taylor (10) -equipo inicial-, Campazzo (5), Reyes (4), Carroll (11), Deck (9), Rudy (6). Prepelic (2), Ayon (8)

55 – Buducnost (15+16+13+11): Clark (0), Clarke (9), Gordic (13), Craft (4), Omic (10) -equipo inicial – Jackson (9), Ivanovic (-), Sehovic (-), Barovic (4) Ilic (4),  (2), Nikolic (-)

1 comentario

  • … Y yo a seguir disfrutando de tus crónicas.
    Javi, no busques sinónimos para este juego coral. Es un equipo, un grupo, un conjunto bien formado desde la base y al que han dejado trabajar. Y gracias a Dios!!! Corrígeme porfa si me equivoco.. Pero Laso no hubo un tiempo que estuvo en entredicho??? Madre mía, menos mal que se apostó por su proyecto. Ojalá en el fútbol hubiese una mínima parte de esa paciencia.
    Ahora empiezo a pensar que los que seguís de cerca el baloncesto, quizás veis el fútbol también desde otra perspectiva.
    Por cierto, a ver cuando me invitas a «tu casa» de Montenegro.
    Vámooooooos!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.