Actualidad Deportiva Primer Equipo

Liga 1ª División 18-19; -11ª jornada- | VINI, vidi, vici

Escrito por Antonio Armero

“En la imagen, Vinicius chuta en la acción del 1-o. Fotografía Realmadrid.com”

La afición madridista está falta de algo que le ilusione, y ha encontrado en Vinicius ese rayo de esperanza. Con él llegó la ilusión e incluso la fortuna.

Real Madrid  2  Real Valladolid  0

Límite vertical

En el año 2000 y dirigida por Martin Campbell se estrenó en los cines “Límite Vertical”. Resumiendo, la película narra el rescate de unos montañeros que quedan atrapados en el K2. No os voy a destripar más del argumento, es una peli muy entretenida y que merece la pena ver. Pero así está el equipo, como colgado de una pared del K2, a punto de despeñarse y esperando que alguien acuda a su rescate.

Y hoy para ser justos el equipo se pudo despeñar, ya que la suerte adversa de otras ocasiones hoy la tuvimos de nuestro lado, con dos disparos al larguero de los pucelanos. Y es más, por juego y por las sensaciones que dejaron los de Sergio González, no hubiese sido injusto que los vallisoletanos se hubiesen llevado algo positivo de su visita al Bernabéu.

No empezó mal el partido el equipo ya dirigido por Solari, y Benzema en un disparo cruzado tras recibir de Asensio pudo adelantar a los merengues, pero el remate salió rozando el palo. Como es esas películas donde el suspense y la acción son el común denominador, desde ya el calentamiento se mascaba la tensión en el ambiente.

Los hombres de Solari dominaban durante los primeros minutos del partido, pero salvo esa primera ocasión de Benzema, los madridistas no eran capaz de superar a la defensa pucelana. Los minutos pasaban y los nervios empezaban a ir aumentando en las gradas del Bernabéu, y más cuando el Valladolid, en una de sus pocas aproximaciones a la meta defendida por Courtois está a punto de adelantar al Valladolid. Antoñito se queda solo ante el portero belga e intenta elevarsela con intención de batirle, pero el remate coge demasiada altura y se va por encima del travesaño. Era el minuto 32 y el concierto de viento comenzaba a sonar en el feudo merengue.

Si tú estás colgando de una pared a más de 6000 metros de altura, lo que necesitas es que te rescaten, no que te corten la cuerda para que termines de caer. Y en parte así es un sector de la afición madridista. Y no quiero insistir en este tema, porque parece que culpo a la afición de la situación del equipo, y no es así. Pero si digo que si en vez de empujarles al vacío tras una maniobra equivocada de ellos, agarramos la cuerda y tiramos de ellos para arriba, a lo mejor ellos recuperan la confianza y en el siguiente movimiento, cuando de nuevo tienen que clavar el piolet sobre la roca y asegurar la cuerda, seguro que procuran no cometer el error anterior, porque saben que cuentan con la confianza de quienes les rodean.

Álvaro Odriozola entre dos jugadores del Valladolid. El donostiarra fue uno de los mejores jugadores merengues. Fotografía Realmadrid.com

Psicosis

Y no, no es la película que dirigió ese genio de la dirección cinematográfica que fue Alfred Hitchcock en 1960 y que tenía como protagonista al intrigante personaje de Norman Bates (Anthony Perkins). Me refiero a la psicosis que se apodera de nuestro jugadores cada vez que las cosas se tuercen.

Sin ser un partido de florituras futbolísticas, hasta esa jugada del minuto 33 que dejó a Antoñito frente a Courtois, el equipo tenía la situación controlada, sin apenas sufrir en defensa y si, sin encontrar claras ocasiones de gol (salvo la del minuto 4), pero rondando constantemente el área vallisoletana y buscando que se presentase una ocasión para ponerse por delante en el marcador.

Pero esa ocasión de Antoñito lo cambió todo, agitó a una afición ya predispuesta a recriminar a los suyos, y la psicosis se apoderó de los jugadores merengues. ¿ Qué es la psicosis ?, pues entre otras definiciones, el miedo, angustia o obsesión irracional. Y eso es lo que les pasa a los nuestros, que si no hace mucho, ante esas situaciones adversas reaccionaban con una actitud desafiante, como diciendo, ¡aquí no pasa nada y esto lo superamos!, ahora al primer revés se vienen abajo, y si encima la afición en vez de apoyar se les echa encima, pues apaga y vámonos.

Y en ese desplome de los madridistas, los vallisoletamos, que hasta entonces se preocupaban de guardar más su parcela que de asomar por los dominios de Courtois, y tras la ocasión de Antoñito, llegó otra de Ünal que pudo poner por delante a los pucelanos y crear un cisma en el Bernabéu. Pero con el marcador con el 0-0 inicial nos fuimos al descanso.

Palos al Madrid y un Valladolid sin fortuna

Ya hemos perdido la cuenta de los balones que se han estrellado en los palos de las metas rivales en los partidos jugados esta temporada. Quizá si solo la mitad hubiesen ido unos centímetros más abajo, más a las izquierda o a la derecha, la situación y visión sobre el equipo ahora sería otra. El Madrid intentaba a recuperar el control del partido, pero ahora el Valladolid era menos temeroso que tras el pitido inicial. Veía que podía hacer daño a los blancos si se iba al ataque, ya que notaba el nerviosismo en los jugadores merengues, y que casi tenia como aliada a la propia afición madridista, ya que en vez de alentar a los suyos y tirar de ellos en una situación complicada, acrecentaba su nerviosismo.

Aún así, el Madrid antes de llegar al minuto 10 del segundo acto. Reguilón tras una internada la pone para para Benzema, el francés remata y el esférico topa en el cuerpo de un defensor pucelano, el balón le cae a Casemiro que remata para que Masip evite el gol con una gran intervención. Y anteriormente a esta doble ocasión Antoñito se interpuso entre la portería y un balón que buscaban las mallas impulsado por Casemiro.

Solari buscaba dar un giro a la situación, y quitaba al ancla del equipo, Casemiro, para buscar más dinamismo en el ataque con la incorporación de Isco. Pero un minuto después el Valladolid se topaba con el primer palos de los dos que iban a evitar de que quizá, hubiese podido asaltar la banca en el Bernabéu. Alcaraz la engancha desde lejos y con potencia para estrellarla en el travesaño de la meta merengue.

Y del palo físico, a los palos dialécticos de parte de la afición blanca sobre sus jugadores. De nuevo, como en esa ocasión del minuto 33 de Antoñito, el Madrid sintió como un puyazo ese disparo al larguero, y poco después, y tras un excelente pase de Nacho que deja a Toni Villa ante la portería madridista, Courtois evita el 0-1. Y la suerte, tan esquiva con nosotros a lo largo de esta temporada, nos volvió a sonreír en un disparo de Villa que vuelve a besar el travesaño de la meta defendida por Courtois.

Ambos técnicos movieron sus últimas piezas, y la jugada no le salió mal al madridista.

Sergio Ramos en el momento de lanzar el penalti que supuso el 2-0. Fotografía Realmadrid.com

Veni, vidi, vinci.

Veni (el Vini del título ya os imagináis que es por Vinicius), vidi, vinci. O lo que es lo mismo, llegar, ver y vencer. Pero vayamos por parte. Como decía, Solari movía sus últimas piezas buscando que los tres puntos se quedasen en casa y evitar un nuevo incendio. En el 70 metía a Lucas Vázquez por un Bale que era despedido con música de viento. Y tan solo cuatro minutos después, la aparición del Mesías. Por que así lo ve la afición merengue, como el salvador de todos nuestros males. El partido estaba raro, con un Madrid al que no le quedaba otra que arriesgar, de buscar el gol aunque fuese a riesgo de dejar desguarnecida la defensa.

Un Madrid que de momento no encuentra soluciones para salir de una situación complicada, y al que la suerte también le está dando la espalda. Bueno, hasta hoy. Tras un duro disparo de Verde que obligaba a Courtois a emplearse a fondo para despejar un balón que llevaba peligro, la fortuna, repito, tantas veces esquiva en lo que llevamos de temporada, se volvió a aliar con nosotros. Vinicius se interna en el área pucelana, y se saca un disparo que parecía marcharse muy lejano de su objetivo inicial, pero el esférico toca en Olivas y coge dirección a la meta defendida por Masip, que se ve sorprendido y poco puede hacer porque el Madrid se adelante en el marcador. El brasileño, llegaba, vio (la meta pucelana) y vencía (al lograr adelantar a su equipo).

Ahora si, ahora con la situación a favor, los que antes silbaban cambiaban de instrumento y se pasaban a la percusión para aplaudir. Pero el Valladolid no arrojaba la toalla. Su partido no merecía que ese gol en contra hiciese que bajasen los brazos, y lo siguió intentando. Pero Monsieur Karim ponía la calidad al servicio del equipo (como siempre), y tras driblar a un defensor pucelano dentro del área era derribado. Y aquí otro capítulo de una afición que me descoloca, aunque forme parte de ella y sea la de mi equipo. Que en la algarabía de adelantarse en el marcador en un partido complicado y estar ilusionados con la figura de Vinicius un sector pidiese que lo tirase él, lo puedo entender. Pero que sea nuestro capitán quien al final decida lanzar la pena máxima, y que parte de los aficionados se pongan a silbarle a mi me parece sonrojante. El caso es que el camero con su habitual estilo batía a Masip para subir al marcador el 2-0, y ahora si, ahora por fin respirar hondo y volver a cantar victoria.

Quizá hoy la fortuna se alistó de nuestro lado, cuando tantas veces en este nuevo curso nos había dado la espalda. Puede que el Valladolid haya merecido más premio que esa derrota por 2-0. Puede que no se haya conseguido de la manera más ortodoxa. Pero no estamos en disposición ahora mismo de elegir la manera, ni de pedirle exquisiteces al equipo. Estamos en un momento en el que hay que recuperar la confianza a base de resultados, y el buen juego ya irá llegando. Puede que dar continuidad a Solari sea lo más adecuado a poco que el equipo vaya recuperando el pulso (yo no lo veía como entrenador del primer equipo), ya que nuevos cambios no sean a lo mejor lo más apropiado. La llegada de nuevo de Pintus en el apartado físico puede ser importante, ya que estoy seguro que jugadores de los que se espera mucho, y que tras un verano con Mundial no habían recuperado su mejor nivel, volverán a estar a la altura de lo que ellos se espera, y con ello el equipo ira para arriba.

Reguilón. El canterano fue de los más destacados por el cuadro madridista. Fotografía Realmadrid.com

Marijaia

Os preguntareis que quien es Marijaia. La Marijaia es un personaje de las fiestas de Bilbao, del Aste Nagusia (Semana Grande), que se celebra a mediados del mes de agosto. Es una muñeca gigante (tipo a los personajes que se utilizan en los Gigantes y Cabezudos), y que durante esa semana festiva es la Reina de las fiestas. Pero cuando las fiestas se terminan, Marijaia es quemada y tirada a la Ria de Nervión. Si no tenemos cuidado, podemos convertir a un joven futbolista en la Marijaia de nuestro equipo. Todo el mundo quiere disfrutar de él, todos queremos convertirlo en el rey de la fiesta, pero si la fiesta se acaba (realmente ni ha comenzado), puede ocurrir que la gente en vez de adorarle, lo quiera defenestrar de un trono que él de momento no ha reclamado. Seamos pacientes y dejemos que el club y los técnicos vayan marcando los tiempos, y no le convirtamos en un ídolo de barro.

Real Madrid: Courtois; Odriozola, Nacho, Sergio Ramos, Reguilón; Modric, Casemiro, Kroos; Bale, Benzema y Asensio. Sustituciones: Min.56, Isco por Casemiro; Min.71, Lucas Vázquez por Bale, y en el 73, Vinicius por Asensio.

Tarjeta amarilla para Asensio.

Real Valladolid: Masip; Moyano, Olivas, Calero, Nacho; Michel, Alcaraz, Villa, Antoñito; Ünal y Leo Suárez. Sustituciones: Min.69, Verde por Villa; Min.76, Plano por Leo Suárez, y en el 85, Duje Cop por Moyano.

 

8 comentarios

  • Ese latín Antonio! Ya estamos de vuelta porque nunca nos fuimos! Aun con pitos en el Bernabéu q aun acabo sin entender.. pero ahí está Vini en modo revulsivo, el camero reivindicativo después de las iras contra el y al final la parroquia contenta de nuevo .. que poca paciencia y menos memoria tenemos en el Bernabéu!

    Un abrazo madridistas !! Siempre Madriz
    Raúl desde Manchester

  • Pues si Antonio lo de la afición del Madrid es difícil de entender, somos muchos y con maneras diferentes de ver las cosas, siempre ha sido exigente y lo acepto, pero hay una corriente que es dañina con insultos a nuestros jugadores (Benzema , Asensio, Ramos) desde el primer minuto, a veces da la sensación que solo son del Madrid cuando gana.
    Ayer para mi y para otros miles de madridistas fue un día importante porque nos dieron la insignia de oro de los 50 años de socio y no hay mejor manera de celebrarlo que con una victoria de nuestro equipo.
    Saludos blancos

  • Querido amigo! Cuanta razón.. Es leerte y me das tranquilidad.
    Ayer no hicimos un buen partido pero todo lo que nos fue esquivo en anteriores jugando mejor, en este encuentro nos favoreció.
    Es momento de recuperar confianza a base de Buenos resultados y después ya llegará el momento de analizar juego para los que quieran.
    Es el momento de apoyar desde el minuto uno y no dejar de hacerlo hasta el final. Ya llegará el momento de sacar conclusiones.
    Es el momento de enfundarse la camiseta y ser más madridistas que nunca. Bastantes enemigos tenemos ya para echar piedras sobre nuestro propio tejado.
    Vámooooooos!!!

  • Excelente Antonio. Menudas crónicas!!
    Hace un par de años, vi en youtube a Vinicius, con 16 años.
    Recuerdo que lo primero que salió de mi boca fue “Pelé”.
    El mismo desparpajo, movimientos imprevisibles, imaginativo,
    agilidad y potencia. Lo tiene todo y a una edad que me atrevo
    a decir “Ha nacido una Estrella”.
    Si rebuscamos en los comentarios de hace unos años, recuerdo
    haber escrito sobre Luka Doncic, algo similar. Y debía tener 15 o 16 años.
    Los antimadridistas y los pesimistas, de aferran al recuerdo de Robinho, para aventurar
    algo similar. Aparte de existir algunas diferencias entre ambos jugadores, sobre todo
    a nivel mental, personal, en fin detalles difíciles de explicar, también hubo factores
    que perjudicaron la progresión de Robinho. Me consta que había alguna vaca sagrada
    en el equipo con demasiada influencia en el mister para limitar sus minutos y apenas jugaba. Afortunadamente en el caso de Vinicius, ya se ha superado una situación difícil. Y me consta que sus compañeros le arropan y apoyan sin excepción. Ese primer envite superado, Lopetegui.
    Siempre confío en los entrenadores, y mas en caso
    de ser de la casa. Tenía mucha confianza en Lopetegui, pero el día del partido de liga
    frente al At. de Madrid, empecé a perder esa fe en el mister. Sacar a Vinicius sin calentar
    (solo calentó un minuto) para jugar los dos últimos minutos con empate a cero, es
    comprar muchas papeletas para una lesión. Eso solo se hace en caso de lesión de
    un jugador de campo, y se aconseja ir con cuidado, no ir a saco a ganar el partido.
    Desde entonces, mirando con lupa, ejem. prefiero no seguir.
    Feliz viaje a los que se desplazan a Pilsen.
    Y un honor recibir el mismo días que D. Pedro Navio la insignia de Oro.
    También fue un honor recibirlo de mi ídolo Arbeloa (bueno, la verdad que también
    Pirri, Amancio, Butragueño y Raúl fueron mis ídolos,
    pero en aquellos años no existía esa foto del Tour del Bernabeu en donde eliges el jugador,
    y casualmente en una de mis visitas la tengo con El Espartano)
    Como dice la magnífica Nuria.
    Vámooooos!!

    • Gracias por ser un fiel seguidor de nuestra Web amigo Thor, y también por tomarte el tiempo para dejar tu comentario. Espero que te animes a venir a la comida de Navidad y poder saludarte en persona,que ya hace tiempo. Un abrazo

      • Gracias a ti por todo Antonio. Espero acudir a la comida de Navidad, aunque trabajo y mil tareas
        me impiden confirmarlo ahora mismo.
        Sois tod@s muy buena gente ¿tendrá poderes llamarse la Peña La Gran Familia?
        Abrazos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.