Actualidad Deportiva Champions League Primer Equipo

Champions 18-19; Fase de grupos -4ª jornada- | Manita europea

Escrito por Antonio Armero

“En la imagen, Benzema en el momento de marcar el 1-0. Fotografía Realmadrid.com”

Sufrimiento inicial para terminar arrasando e ir asegurando el pase a los octavos de esta edición de la Champions. Un Benzema excepcional lanzó al Madrid a la victoria.

Viktoria Pilsen  0  Real Madrid  5

Una cerveza agitada

Pilsen es un ciudad que destaca entre otras cosas por la fabricación de cerveza, en concreto la de la marca Pilsner Urquell. Todo aquél que seáis cerveceros (Juanan, Javi), incluso los que no lo seáis, sabéis que si agitáis un botellín o bote de cerveza y a continuación lo abrís, el liquido sale con mucha fuerza. Pues así salió el Viktoria, fuertes, presionando a los nuestros, los cuales no eran capaces de hilvanar una jugada de tres pases seguidos ante la presión que ejercían sobre ellos los hombres dirigidos por Pavel Vrba.

El Madrid sufría en los primeros compases del partido, y en el 9, tras un centro fuerte al corazón del área de Hrosovsky, Nacho la toca y el esférico se estrella en el larguero. Al equipo dirigido por Solari le costaba meterse en el partido tras este fogoso inicio de los locales.

Pero como le pasa a la cerveza agitada, que al principio sale con mucha fuerza, luego se le va yendo el gas y pierde toda su fuerza. Eso le pasó al Viktoria. Tras una interrupción en el juego para atender a un jugador del Viktoria, el juego cambió y el Madrid comenzó a controlar el partido. Un centro al área de Kroos y rematado por Bale fue el primer acercamiento medianamente claro de los madridistas. Minutos después, se repetía la misma jugada, en esta ocasión con el esférico rozando el marco checo, pero el linier marcaba fuera de juego del galés.

El Madrid pasaba de los apuros iniciales a llevar las riendas del partido, y en el minuto 21 iba a llegar el 0-1.

Once titular del Madrid en Pilsen. Fotografía Realmadrid.com

Cyrano de Benzema

Bueno, realmente aquel Cyrano se apellidaba Bergerac, pero como este, también tenía la nacionalidad francesa. Cyrano nacido en París, y Karim en Lyon. Ambos poetas, cada uno en su estilo. Cyrano en las letras, siendo además de poeta, dramaturgo y pensador. Pues bien, Karim es poesía con el balón en los pies. Se que tiene muchos detractores, pero creo que todo aquel que entienda algo de fútbol, no puede discutir la clase que tiene Benzema en sus botas. Bergerac también era pensador, como ya dije, y Karim dibuja las jugadas en su mente antes de ejecutarla con la pluma de sus botas. A Cyrano se le acusaba de libertino, y puede que Karim sea un libertino de los terrenos de juego, ya que actúa en ocasiones con excesiva libertad, abusando de las defensas rivales, como hizo hoy.

Karim abría el marcador internándose en el área, poniendo la inteligencia y la magia al servicio del equipo, marchándose de dos defensores y batiendo a Hruska para adelantar al Madrid en el marcador. No habían pasado dos minutos del primer gol, cuando los nuestros ya estaban celebrando el segundo. Toni Kroos ejecuta un saque de esquina que Casemiro remata de cabeza para en cuestión de dos minutos poner al Madrid con un 2-0 en el marcador.

De dos lingotazos el equipo de Solari se había tomado dos Pilsner Urquell, pero aún estaban con sed.

Álvaro Odriozola en disputa por un balón con Limbersky. Fotografía Realmadrid.com

Lo que te dan las alas

Y no hablamos de aves, ni siquiera esas que dicen que te da el Red Bull que tanto le gusta a mi amigo Adri. Aunque bueno, se puede asemejar a esas. Me refiero a los laterales. Debido a las lesiones que está sufriendo el equipo en defensa desde que comenzó la temporada, primero Lopetegui, y ahora Solari, se han ido viendo obligados a ir modificando el cuarteto defensivo. Pero ya son varias las ocasiones en las que Odriozola y Reguilón han entrado en el equipo, dejando magnificas sensaciones en los aficionados. Y en los dos últimos partidos jugando ambos y aportando cosas muy interesantes al equipo. La más, seguridad en defensa, pero también peligro en sus incorporaciones al ataque, especialmente el donostiarra. De hecho en una subida de Reguilón acaba en un centro que toca un jugador checo con la mano y provoca una falta peligrosa favorable a los madridistas.

Si antes destacaba la figura de Benzema, otro que hoy estuvo muy activo fue Bale. Se que ambos son muy cuestionados por aficionados y prensa, y puede que en ocasiones den motivos para ello. Pero discutir la calidad del galés, como discutir la del francés, me parece una temeridad. En el 28 Bale se saca un potente disparo al que responde con una gran intervención el meta del Viktoria, Benzema acude a ese balón suelto, pero un defensor se anticipa para evitar el tercero de los madridistas.

El Viktoria, que en la previa habían confesado que para ellos este partido era histórico, y que así lo demostraron por su forma en la que iniciaron el encuentro, ahora estaban a merced de los madridistas. Pero no le volvian la cara al partido, y si tenían ocasión de irse en busca de la meta defendida por Coutois, allá iban.

Pero el equipo merengue estaba crecido, y en otro saque de esquina, en esta ocasión ejecutado en corto para que Kroos se la diese a Bale, este la colgase al área y Benzema marcase el tercero y segundo de su cuenta. Era el minuto 37 y el 0-3 campeaba en el marcador. Y como pasó entre el primero y el segundo, apenas dos minutos después del tercero, llegó el cuarto. Reguilón se la da a Benzema, el francés la pone al área y Bale la engancha para marcar el 0-4.

Con una borrachera, y no de cerveza, sino de goles, se marchaba el Madrid al vestuario, aunque al que tenía dolor de cabeza como de resaca eran los jugadores del Viktoria.

Los jugadores forman una piña para celebrar un de los goles. Fotografía Realmadrid.com

La Máscara

Chuck Russell dirigió en 1994 la película titulada “La Máscara”, protagonizada por Jim Carrey (¿os creíais que hoy no iba a meter una referencia cinematográfica?). La peli se trata de un hombre que se encuentra una máscara que cuando se la pone le transforma. Aún es pronto para emitir juicios de valor, pero Solari nos ha vestido con una máscara que nos hace ver las cosas de otra manera. Bueno, quizá a un sector, porque yo, tanto con Julen, como ahora con Santi, tengo plena fe en el equipo. Y siempre estaremos los optimistas recalcitrantes y los pesimistas que hasta ganando Champions siempre ven al equipo mal. Pero si es cierto que a Julen desde el primer día le veia tenso, quizá por la manera injusta de como salió de la selección, y que con los resultados negativos esa tensión se iba dibujando más y más en su rostro. Y tú no puede trasmitir confianza y fe en tu trabajo a tus pupilos con ese semblante. Solari, que como ya dije, para mi no era entrenador para el primer equipo, se ha encontrado esto de regalo, y lo afronta con ilusión, y esa ilusión es la que intenta trasmitir a los jugadores. Y eso es lo que quizá necesitemos ahora, ilusión.

La segunda parte del partido siguió siendo placida para el Madrid, que dominó de cabo a rabo y permitió a Solari y haciendo cambios ya pensando en el partido del domingo en Vigo. El Viktoria, con una animosa hinchada, que no desfalleció pese al abultado resultado adverso, tuvo un par de ocasiones en el inicio de este segundo acto que desbarató Courtois, que aunque no lo mencionase, fue otra de las decisiones que tomó hoy el técnico argentino, ya que hasta ahora era Keylor quien había disputado los tres partidos anteriores en la competición. Como dije, Solari fue dando descanso a alguno de sus hombres, y Sergio Ramos y Benzema, dieron paso a Javi Sánchez y Vinicius.

En el 67 iba a llegar el quinto del Madrid. Contraataque merengue llevado por Vinicius que rrecorre varios metros con el balón en los pies, se interna en el área y se la da a Kroos que de una fantástica vaselina bate a Hruska. El resto de minutos transcurrieron con un Madrid que aunque dominaba, no quería hacer más sangre, salvo un Vinicius con ganas que encaraba la meta rival cada vez que le llegaba el esférico. Y un Viktoria que soñó durante un breve espacio de tiempo, en el que apretó al Madrid, pero que seguro se quedaran con la experiencia vivida de haberse enfrentado al mejor equipo de la historia del fútbol mundial.

Viktoria Pilsen: Hruska; Reznik, Hejda, Hubnik, Limbersky; Hrosovky, Prochazka; Havel, Cermak, Kopic; Chory. Sustituciones: Min.38, Petrzela por Havel; Min.61, Horava por Cermák, y en el 80, Reznicek por Tomas Chory.

Sin tarjetas

Real Madrid: Courtois; Reguilón, Sergio Ramos, Nacho, Odriozola; Ceballos, Casemiro, Kroos, Lucas Vázquez; Bale y Benzema. Sustituciones: Min.59, Javi Sánchez por Sergio Ramos; Min.62, Vinícius por Benzema, y en el 73, Isco por Toni Kroos.

Tarjeta amarilla para Nacho

5 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.