Actualidad Deportiva Baloncesto Euroliga

Euroliga – Jornada 19ª – | Desconocidos

Escrito por Javier Gordo

«En la imagen, Tavares, como todo el Madrid fue incapaz de superar el entramado defensivo planteado por Repesa. Fotografía Euroleague.net»

El Madrid cayó derrotado en la cancha de Buducnost en el peor partido del equipo en esta temporada. Un Madrid desconocido que jamás encontró el modo de superar el entramado defensivo planteado por Repesa.

Buducnost  73   Real Madrid  60

Hala Madrid…

Un rival diferente

Si alguien pensaba que enfrentarse al penúltimo equipo de la Euroliga iba a ser un paseo estaba muy equivocado, este equipo no es desde luego el mismo que nos visitó en la primera fase en aquel partido que titulamos en la crónica “Sin despeinarnos”, y desde luego no sería por no estar avisados, en esta cancha han caído Baskonia, Barcelona y ¡¡¡CSKA!!!

¿Qué ha pasado en apenas tres meses?, la pregunta no es qué sino quién o mejor dicho quienes, el equipo montenegrino se ha reforzado y bien, la incorporación de Cole, un base eléctrico, muy difícil de parar, y la sensación de la temporada, el pivot georgiano Bitazde de 19 años (si, de la quinta de nuestro Luka Doncic) que con solo 4 cuatro partidos en euroliga ya suena como primera ronda para el próximo draft.

Entrenadores

El partido comenzaba con 7 puntos seguidos del equipo local, nada preocupante, y menos cuando en pocos minutos se le devuelve el parcial para lograr igualar el partido, pero fue un espejismo, el Madrid no era capaz de anotar, no encontrábamos el modo de solventar la defensa planteada por Repesa.

Hemos podido ver lo que podía haber sido el Madrid de estos últimos años, naturalmente hablo de ficción, pero no puedo dejar de pensar cómo la llegada de Laso fue muy criticada ante la gran cantidad de aficionados que clamaba por la llegada del croata (otros muchos pedían a Fotsis Katsikaris). Jasmin Repesa es de esos entrenadores balcánicos capaces de sacar petróleo de sus equipos, hay más ejemplos Maljkovic, o el maestro Obradovic como más destacados, pero no les pidamos espectáculo, no le pidamos alegría en el juego, como digo esto es ficción, igual hubiésemos ganado lo mismo, pero no nos habríamos divertido tanto (siempre va en gustos, puesto que a todos lo que nos importa es ganar). Me quedo con nuestro Pablo y esa filosofía suya que nos lleva a pasar de 100 puntos en gran parte de los partidos.

En la imagen Llull junto a Cole, uno de los responsables del paso adelante del Buducnost. Fotografía Euroleague.net

Bloqueo en ataque

Ninguna de las alternativas planteadas por el Madrid era efectiva, el inicio de partido con Taylor sobre Cole y Tavares para tratar de imponerse en la zona no llegó a funcionar, no había forma de hacer llegar el balón al caboverdiano en condiciones, pero esta vez los cambios tampoco surgieron efecto, la entrada de Rudy, Ayón, el cambio de Campazzo para sustituir a Llull, la rotación en los “cuatros”, ninguna posibilidad parecía funcionar.

El Madrid tenía que recurrir una y otra vez al lanzamiento de tres puntos, pero tampoco era el día, aunque lográsemos el tiro liberado – difícil porque siempre acababa llegando balones “poco limpios” – no éramos capaces de enchufarlas, ni Randolph, ni Thompkins, ni Taylor ni Llull. Tampoco mejorábamos mucho en el tiro de dos puntos y tal era el desatino que hasta los tiros libres se negaban a entrar 0 de 4 en los primeros intentados.

Había que revisar más de una vez las estadísticas para creerse que eran las de mitad de partido para todo un Real Madrid, 28 puntos, 5/15 en tiros de dos y 5/17 en tiros de tres en 20 minutos, algo inaudito en nuestro equipo.

La goma

Aun así, el Real Madrid no se había ido del partido, ni siquiera la paupérrima anotación había echado por tierra las esperanzas blancas, el motivo, dominio del rebote, cuando no permites segundas oportunidades al equipo contrario es mucho más difícil que se escape de forma definitiva.

La reanudación fue un calco de la primera parte, las consignas en el vestuario no habían surgido efecto, otro parcial para comenzar el cuarto y otra vez el Madrid que no encontraba el modo de hincar el diente a la defensa contraria. El equipo blanco ponía garra, eso no se lo podemos negar, en este aspecto destacaba el joven argentino Deck, pero seguíamos sin acierto, no obstante, cada tirón e intento de fuga del Buducnost era sofocado por el Real Madrid, era el típico ejemplo del ciclista que no termina de ir cómodo en la etapa de montaña, parecía que estábamos haciendo la goma, ¿la clave? Otra vez el dominio del rebote.

La puntilla

El Madrid no se siente incómodo en estas situaciones, no es la primera vez que un cuarto le sobra para sentenciar el partido, pero esta vez no fue así, un triple de Rudy seguido de uno de Campazzo tras el penúltimo “demarraje” del Buducnost dieron esperanzas, igual podíamos competir, pero no era el día, Laso apostó por su artillería ofensiva exterior, Prepelic, Thompkins, Rudy, Llull (que incluso compartió muchos minutos con Facu en pista, esta vez actuando de escolta) pero los porcentajes no mejoraban.

Lo que terminó por frenar cualquier esperanza fue la pérdida del rebote que nos había dado vida durante el partido, en el último cuarto, quizá fruto de la desesperación, el Madrid no supo cerrarlo, y si a tu falta de acierto le sumamos segundas oportunidades al rival el resultado no puede ser otro. No siempre la estadística te da la lectura exacta del partido, pero esta vez es clarísima, 18 pérdidas y un pobre 31% de acierto en el tiro exterior fue un lastre demasiado pesado.

No obstante, no hay que alarmarse, el Madrid se encuentra en una situación privilegiada en la competición, está a una sola victoria de asegurarse el pase a cuartos, primer objetivo en esta fase, y sigue siendo claro aspirante a una de las cuatro plazas que dan ventaja de campo en los cruces. Esto es Euroliga, y cualquier día malo se penaliza. Volveremos

… y nada más

Laso lo intentó con todos, en la imagen el capitán tratando de anotar, tarea «imposible» en este partido. Fotografía Euroleague.net

Anotadores

73 – Buducnost  (19+17+20+17): Jackson (10), Cole (14), Sehovic Suad (-), Clark (10) y Barovic (6) -equipo inicial –  Bitazde (13),   Popovic (-), Nikolic (-), Clarke (12), Gordic (5), Bell(3), Sehovic Sead (-)

60 – Real Madrid (15+13+20+12): Causeur (-), Randolph (3), Llull (10), Tavares (6) y Taylor (5) -equipo inicial-  Rudy (8), Reyes(4), Prepelic (2),Thompkins (9), Campazzo (7), Ayon (2), Deck (4)

 

2 comentarios

  • Como decía el amigo Carlos de Alemania, un mal día lo tiene cualquiera, y a este Madrid de baloncesto se le perdonan días como hoy. Pero tengo la sensación, y corrígeme si estoy equivocado Javi, que cuando no logramos anotar como mínimo 80 puntos, nos cuesta llevarnos la victoria. Aún así, cada partido que juega este equipo es ilusionante. Y como siempre, gracias por tu crónica. Un abrazo fuerte

  • A este equipo no se le puede hechan nada en cara. Siempre aprende y se levanta.
    Y como dice Antonio aun perdiendo da gusto verlos. Es inpresionente lo que trasmiten al publico.
    Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.