Actualidad Deportiva Baloncesto

Liga ACB 18-19; Fase regular – 17ª jornada- | Triples para alejar fantasmas

Escrito por Javier Gordo

«En la imagen, Entrada a canasta del Facu. El púbico respondió al llamamiento inundando las gradas de color rojo. Fotografía ACB.com»

El Madrid logró una victoria a domicilio para cerrar la primera vuelta de la liga ante un Manresa que se jugaba sus opciones para participar en la Copa del Rey. Partido pleno de intensidad en el que la afición local no dejó de apretar todo el partido.

Manresa  78  Real Madrid  83

Hala Madrid…

Recuperando el acierto

El partido se inició con un ritmo vertiginoso, los ataques superaban claramente las defensas, el Madrid que venía de su peor anotación en 6 años quería demostrar que simplemente fue un mal día, así lo explicó Laso, Causeur y Thompkins anotaban de tres, vuelta a la normalidad (el 1 de 7 del norteamericano no lo era).

Por parte del equipo local no solo era acierto, era intensidad, cómo no darlo todo cuando tienes un público entregado (hubo llamamiento en las redes para que el púbico acudiese al pabellón con bastante antelación y vestido de rojo), buenos minutos iniciales con acierto desde la línea de tres (Dragovic, Toolson) y un Lundberg que pese a la defensa asfixiante de Taylor lograba hacer que su equipo corriera.

Una gran lacra: pérdidas

El Madrid continuaba con su gran lacra en esta fase de la temporada, las pérdidas de balón, es necesario corregir este factor cuando lleguen los grandes compromisos de la temporada, 12 balones perdidos en la primera parte explican la diferencia de cuatro puntos con los que nos fuimos al descanso.

Mención aparte merece la presión sobre los árbitros del entrenador del Manresa, Peñarroya es así, todos le recordamos de su época en Andorra, entendiendo que se jugaba mucho su equipo (el pasaporte a la Copa) no es de recibo cómo desde la primera jugada trataba de intimidar al trío arbitral discutiendo cualquier decisión, llevase o no razón. Los árbitros suelen tener mucha paciencia y él lo aprovecha. Esta vez los árbitros esperaron hasta el último cuarto para pitarle la técnica.

En la imagen Causeur, el francés lideró al Madrid en anotación. Fotografía Realmadrid.com

Thompkins y Causeur

El tercer cuarto volvió a traer consigo el acierto exterior de Thompkins y Causeur, el francés tomo la responsabilidad el día que faltaban Carroll, que sigue recuperándose de su lesión, y Rudy, al que Pablo dio un merecido descanso. Prepelic sigue sin demostrar el jugador que es, esta vez jugó de escolta, su posición habitual, pero sigue con ansiedad, 1 de 4 en triples y sobre todo falta de confianza. Esperemos que Laso le ayude a revertir la situación, ya pasó con Taylor y acabó convirtiéndose en una pieza clave de este equipo campeón.

No solo era el acierto en el tiro exterior, en la reanudación se mejoró la intensidad defensiva y sobre todo se paró la sangría de las pérdidas de balón, el Manresa no obstante se negaban a irse del partido y Tomás con un triple y Lundberg dejaban la diferencia en 4 puntos, esta vez a favor del equipo blanco.

Llull sin miramientos

El inicio del último cuarto marcó el devenir del partido definitivamente, primero llegó la técnica esperada a Peñarroya, pero en lugar de espolear a su equipo parece que la agitación a quién despertó fue al increíble. Llull no tuvo ningún tipo de contemplación con el equipo que le dio la oportunidad en ACB y con tres triples consecutivos “made in” puso tierra de por medio, a la vez que por primera vez lograba silenciar el pabellón.

Manresa apostó entonces por una zona 3-2 que frenó el ritmo anotador del Madrid, incluso pareció meterse otra vez en el partido cuando un 2+1 de Fisher a falta de 2 minutos ponía el marcador 72-76. Volvió a rugir el público, “si se puede” gritaban, pero Causeur de nuevo se encargó de enterrar las esperanzas tras una jugada de desajuste defensivo local, pienso que los jugadores no tenían muy claro si debían seguir con la defensa individual o la zona planteada minutos antes, en cualquier caso, el francés se encontró muy solo tras la línea de tres, con “mucho tiempo” para colocarse, anotar y cerrar el partido.

Gran ambiente de baloncesto el que se vive en el estadio del Manresa con un pero, las famosas banderas independentistas, creo que la ACB, y si no la propia televisión debería cuidar más ese tema. No es justo que se puedan exhibir impunemente, al menos no las traerán a Madrid a la Copa, ese es su castigo.

Llull no tuvo compasión del equipo en el que se inició. Fotografía ACB.com

… y nada más

Anotadores

78. BAXI MANRESA (22+22+15+19): Lundberg (11), Toolson (14), Tomàs (11), Zubcic (5), Dragovic (8) -cinco inicial- Fisher (14), Lalanne (6), Muñoz (4) y Sima (5).

83. REAL MADRID (22+18+23+20):Campazzo (9), Causeur (17), Yusta (2), Thompkins (16), Tavares (10), -cinco inicial-, Llull (14), Taylor (5), Radolph (-), Ayón (6), Prepelic (3), Reyes (-) y Deck (1).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.