las mejores app para conocer gente de otros paises

FINAL FOUR -SEMIFINAL- BAILE AL BARÇA / EL BALONCESTO VISTO POR GABRIEL

Sergio Rodríguez, con Llull detrás y Mirotic al fondo eufóricos tras la victoria.
Fotografía realmadrid.com


Barcelona 62 – Real Madrid 100

Segunda semifinal de la Final Four 2014. Partido disputado en el Mediolanum Forum de Milán. 16 de mayo. 21:00 horas. Asistencia: 11.843 espectadores

El Madrid baila al Barcelona (62-100) para alcanzar la final de la Final Four

Una paliza histórica. Una humillación sin precedentes en una Final Four. Una diferencia abismal entre dos equipos. Cualquiera de estas tres frases podría resumir el partido de la semifinal entre el Barcelona y el Real Madrid. El Barcelona apenas aguantó 10 minutos al Madrid, quien demostró en 30 minutos lo que le ha caracterizado en casi toda la temporada: defensa agresiva, poderío en el rebote, acierto exterior y velocidad mental. 55-25 de parcial para los blancos en un homenaje al baloncesto que tardará en ser olvidado. Partidazo del MVP de la competición, Sergio Rodríguez, con 21 puntos y 6 asistencias. Gran Nikola Mirotic, 19 puntos y 4 rebotes. El domingo, el Madrid puede pasar a la historia. Ya está llamando a las puertas del cielo. Su último rival, el Maccabi, quien venció sorprendentemente en la jugada final al todopoderoso CSKA de Messina.

El partido no tuvo mucha historia. Solo en los minutos iniciales el Barcelona fue reconocible. Con agresividad en defensa y buscando a Tomic en el poste con los pick&roll tan característicos, los de Pascual llegaron al minuto 4 con una clara ventaja, 12-4. El Madrid estaba nervioso, hacía faltas sin mucho criterio y, en líneas generales, acusaba la presión. Se metió pronto en el bonus y, curiosamente, lo que pudo ser muy malo para sus intereses, acabó siendo su tabla salvadora en toda la primera mitad, pues el Barcelona falló muchos tiros libres (hasta 8 en la primera parte y 11 en todo el partido). Un alley-oop de Slaughter conectó todos los circuitos blancos. Marcus fue el catalizador de la remontada con su defensa a Tomic (muy superior nuevamente a Bourousis) y su brega en ataque para conseguir buenos bloqueos.  El Madrid fue recortando punto a punto, minuto a minuto (13-12, min. 9) y llegó a ponerse por delante con un triple del genial Sergio Rodríguez, al que Laso dio la batuta antes de lo esperado. Dos tiros libres de Tomic pusieron el 20-20 en el marcador cuando el primer cuarto echaba el telón. Máxima igualdad pero con la tendencia del partido cambiando claramente. El Madrid estaba jugando bien y solo el rebote ofensivo y los tiros libres mantenían al Barcelona en el choque.

Una vez más partidazo del Chacho.
Fotografía marca.com

Con Felipe Reyes en cancha (enorme una vez más el “Gran Capitán” con 11 puntos en 15 minutos, eso sí, 0 rebotes, algo inédito en su carrera) a Ante Tomic se le nubló la vista. El croata, sin duda el mejor de su equipo, no puede con la veteranía de Felipe y una vez más lo acusó. El Real apretó las clavijas en defensa y no dejó anotar a su rival en 5 minutos. Como además estaba jugando cómodo en ataque, se disparó en el marcador hasta el 20-31 (min. 5). Rudy, Mejri, Felipe y “El Chacho” dominaban a sus pares y Pascual tuvo que parar el partido. Un triple de Navarro (fuera de punto y agotando sus últimas gotas de baloncesto) fue respondido por otro de Reyes. Otro triple de Papanikolau tuvo contestación en las manos de Rudy. Un intercambio de golpes que el Madrid aceptó sin remilgos, pleno de confianza. Con dos minutos por jugar mantenía la ventaja sin problemas (30-41) pues el Barcelona no podía acercarse. Cuando el Madrid alcanzó la máxima ventaja (32-45, min. 8) se relajó un tanto y el Barcelona, con Oleson y Tomic como protagonistas, dejó la ventaja blanca en 8 puntos: 37-45.

Si en el segundo cuarto el Barcelona aguantó el chaparrón a duras penas, en el comienzo del tercer cuarto se le vino encima la tormenta perfecta. Esa que el Madrid provoca desde el cielo de un baloncesto de otro planeta. En los primeros 6 minutos, el Barcelona se agarraba a su tabla de salvación (Tomic) para no hundirse (47-56, min. 6). Y eso que Rudy, Darden y Bourousis martilleaban desde la línea de 3 sin descanso. Surgió “La barba” Rodríguez para aniquilar al Barcelona en 4 minutos para mostrar en video a los más pequeños. Impresionante. No hay palabras para describir los 240 segundos que protagonizó el genial base canario. 8 puntos de todos los colores. Una dirección magistral para llevar a los suyos a todo galope hacia un parcial definitivo: 1-17. Con Nikola Mirotic dejando en ridículo a sus pares (Nachbar y Lorbek han quedado muy retratados en esta semifinal), el Madrid rompió el partido cuando el tercer cuarto tocaba a su fin, 48-73.

Gran partido del capi, que alza los brazos celebrando la victoria.
fotografia marca.com

Laso, consciente de la importancia de un resultado concluyente, no hizo ningún cambio al comienzo del último cuarto y la orquesta blanca siguió tocando una sinfonía maravillosa. Sergio Llull se sumó a la fiesta, también Rudy (superando al autoproclamado “Nuevo Navarro” Abrines autor de 2 puntos con 1 de 6 en tiros). Hasta Jaycee Carroll al fin pudo enchufar uno de sus triples marca de la casa. Un palizón en toda regla. El Madrid abusaba del Barcelona sin levantar el pie del acelerador. Triple a Triple, robo a robo, canasta a canasta. Los de Pascual, impotentes, daban palos como último recurso, destacando el mal perder del otro héroe del partido del sábado pasado en Barcelona, Papanikolau. El griego (6 puntos y 5 pérdidas) nunca estuvo en el partido e hizo dos faltas feísimas (una a Rudy sin ser sancionada como antideportiva y otra a Sergio Rodríguez castigada con técnica). Se encaró con parte del público, golpeo la publicidad, su banquillo… mal comportamiento de un buen jugador.

Con una canasta de Felipe Reyes el Madrid llegó a los últimos 5 minutos con una ventaja brutal, 54-90. Los minutos finales no tuvieron más historia que ver al Madrid llegar a los 100 puntos  asistir a la impotencia blaugrana. Con la bocina final, el marcador, 62-100, dejará para la historia la mayor diferencia entre dos equipos en una Final Four, la mayor derrota del Barcelona en su historia europea y 24 horas para que los madridistas disfruten con una victoria única y sueñen con “la Novena”. El Maccabi (al que el Madrid ya ha ganado las 2 veces que se han enfrentado este año) es el último rival, el último muro. El Madrid está muy cerca de lograr un título tan ansiado como merecido.

Barcelona 62 (20+17+11+14): Huertas (7), Oleson (8), Papanikolaou (6), Lorbek (8) y Tomic (16) -cinco inicial-; Sada (-), Pullen (-), Navarro (3), Abrines (2), Nachbar (7) y Dorsey (5).

Real Madrid 100 (20+25+28+27): Llull (11), Rudy (12), Darden (6), Mirotic (19) y Bourousis (7) -cinco inicial-; Sergio Rodríguez (21), Carroll (7), Díez (-), Reyes (11), Slaughter (4) y Mejri (2).   

Árbitros: Christodoulou (GRE), Belosevic (SRB) y Lottermoser (ALE). Eliminaron por 5 faltas a Nachbar del Barcelona.

1 comentario

  • Simplemente espectacular…lo más grande que he visto en mis 36 años sobre una cancha de baloncesto. Olé por Laso y sus chicos, hoy a cumplir el sueño de ganar la novena, no será fácil pero podemos conseguirlo ¡¡¡¡¡Hasta el final, vamos Real!!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.