Actualidad Deportiva Baloncesto Liga ACB

Liga ACB – Jornada 31ª – Fase Regular | Enchufados

Escrito por Javier Gordo

«En la imagen, los aplaudidores con los que la afición recibimos al equipo en su último partido en casa antes de la Final Four. Fotografía Javi Gordo.»

El Real Madrid sigue en la lucha por la primera posición de la liga regular de la acb. Pese a la cercanía de la Final Four el equipo se muestra letal y no dio opciones a un Estudiantes que con la derrota acaba la jornada con solo una victoria por encima de la última posición, igualado con Murcia y Guipúzcoa en la lucha por no descender a la LEB.

Real Madrid 109 Estudiantes 92

Hala Madrid…

Vecinos

Hubo un tiempo en el que el Estudiantes era un equipo que despertaba simpatía, es cierto que era el eterno rival en la capital, pero apoyados en una filosofía de cantera y con dos buenos americanos (había otra política de cupos por entonces) siempre ponían las cosas difíciles, incluso lograron una clasificación para la Final Four (qué bonito suena) e incluso lograron llevarse la Copa del Rey – la última con nuestro capitán en el equipo, en una ciudad, Vitoria, que espero que sea talismán para el gran Felipe.

Eran los tiempos del “oso” Pinone, de Russell o Winslow, de Herreros, de los hermanos Reyes o los hermanos Martínez, de Azofra, de Antunez, practicaban un baloncesto divertido, y su afición, la famosa Demencia, apoyaba masivamente e incluso tenía cierta gracia en sus cánticos, no lo voy a negar, incluso yo estuve animando en el año 99 en la ida de la final de la Korac ante el Barcelona (victoria de 16 puntos en el Palacio, que luego remontó el Barcelona en su cancha).

La transformación

Pero algo cambió, sinceramente creo que fue la influencia de aficionados del fútbol, antimadridistas como no, que consiguió la transformación del grupo. Los cánticos divertidos se convirtieron en insultos, llegaron las agresiones a aquellos que cometían el delito de cruzarse con ellos portando una camiseta del Real Madrid. Tal y como ocurre con el Atleti en fútbol, no se puede consentir la traición de cambiar de equipo si el nuevo lleva la camiseta blanca, los jugadores que lo hacían tienen que aguantar todo tipo de vejaciones pese a haberse dejado la piel cuando defendían sus colores. Si el equipo al que te ibas era cualquier otro – como Carlos Jimenez al Unicaja – eran recibidos en sus visitas como auténticos héroes.

El colmo ha llegado ahora, hablan de tramposos o del poder del dinero (como en el cartel con el que anunciaban este partido) y no se miran el ombligo, no se acuerdan de cómo deberían estar en la liga LEB, o de todas las ayudas que reciben. Este año se han complicado con las 8 derrotas en los últimos 9 partidos, veremos que pasa, conociendo la acb no me atrevo a decir que van a permitir que ocurra, desde luego tras el ROBO en copa, como para confiar en esta  organización (por cierto, para el próximo partido contra Zaragoza, han tenido la desvergüenza de designar al principal artífice de la victoria del Barcelona como árbitro del partido).

Felipe Reyes luchando por un rebote, tuvo pasado estudiantil, pero un presente muy blanco. Grande Capitán. Fotografía Javi Gordo

El Madrid a lo suyo

Centrándonos ya en el partido, el Real Madrid lo inició como lo había dejado en el partido anterior, festival ofensivo, con un gran acierto en el triple dónde destacaba uno de los grandes protagonistas de esta fase de la temporada, Taylor, el sueco desde su esquinita favorita comenzó anotando dos triples, pero no era solo él, todo el equipo estaba enchufado, y para colmo Tavares quizá para celebrar su designación como mejor defensor de la Euroliga, comenzó su recital de intimidación y dominio de las zonas.

Fue muy curioso, Estudiantes trató de cortar la racha con un tiempo muerto que a buen seguro debió enfadar y mucho a su entrenador, estoy convencido de que las consignas fueron otras porque a la vuelta del mismo, robo de Facu cuando sacaban de fondo y triple de Rudy, siguiente jugada triple de Randolph, y un nuevo robo y triple de Rudy para abrir la primera gran brecha en el marcador. Final del primer cuarto con 30 puntos anotados y 12 de diferencia.

Sin piedad

Pese a la situación en la clasificación del rival, el Real Madrid, no podía ser de otra manera, no tenía piedad, la distancia llega a los 20 puntos en el segundo cuarto, fue el momento de Llull, el menorquín que en el partido de ayer se convirtió en el décimo máximo “triplista” de la competición dejó sin duda la acción del partido, asistencia pasando el balón por debajo de sus piernas para que Ayón destrozara el aro, “jugón”, hubiese gritado el gran Andrés Montes.

No todo era atacar, el equipo también defendía, varias acciones en las que Estudiantes agota la posesión así lo demuestran. Por parte visitante se negaban a entregar el partido Gentile y Caner-Medley, ambos finalizaron con 18 puntos y dejando muy buenas sensaciones, la reaparición del italiano seguro que la agradecen los seguidores estudiantiles para los últimos partidos a vida o muerte que deben disputar hasta el final de la liga.

Nivel óptimo

El tercer cuarto volvió a traernos al nuevo Taylor, ahora encarando el aro. El sueco y Campazzo destinando toda su magia (en los prolegómenos del partido le entregaron el trofeo de MVP del mes de abril) alejaron cualquier atisbo de esperanza para los rivales. 23 puntos al descanso y eso contando con un Randolph desquiciado por las decisiones arbitrales, una falta escandalosa no pitada acabó costándole la técnica y poco después el banquillo para no “ganarse” la eliminación.

Hasta el final, tiempo para comprobar que tenemos a todo el equipo en el estado de forma óptimo para afrontar los retos de final de temporada, si a este equipo le respetan las lesiones es temible y muy difícil de ganar, el partido acabó con 109 puntos anotados (igualando la máxima de la temporada), con 7 jugadores con dobles dígitos de valoración, y con Llull recuperando sensaciones tras su periodo de baja.

… y nada más

Taylor entrando a canasta, el sueco en un gran estado de forma destaca partido tras partido. Fotografía Javi Gordo

Anotadores

109 – Real Madrid (30+25+29+25): Randolph (7), Rudy (8), Campazzo (14), Tavares (4) y Taylor (15) -equipo inicial-, Causeur (8), Ayón (12), Reyes (2), Llull (11), Carroll (14), Deck (7) y Thompkins (7).


92 – Movistar Estudiantes (18+20+23+31): Clavell (11), Vicedo (6), Cook (6), Caner-Medley (18) y Whittington (4) -equipo inicial-, Sola (2), Etou (4), Hakanson (11), Gentile (18), Arteaga (6) y Lamprapoulos (6).

2 comentarios

  • Y tan enchufados Javi. Les pasamos por encima, y tengo el pálpito de que podemos volver a repetir doblete. En cuanto al Estudiantes y como tú dices, yo nunca me he considerado anti nada , pero con el paso de los años Atleti en fútbol y Estudiantes en baloncesto, han pasado a ser dos equipos de mi ciudad a los que no les deseaba ningún mal, a ser dos equipos antipáticos para mi. Especialmente sus aficionados.
    Gracias por tu artículo Javi. Abrazo fuerte

  • Muchas gracias por el artículo Javi.

    Tanto con el Atlético como con el Estudiantes, he vivido circunstancias que realmente me han dado «asco».

    Sus pintadas y sus cánticos recordando a los fallecidos de nuestro Club, han hecho que sienta una gran antipatía hacia ellos. Siempre los malos hemos sido nosotros, pero jamás he oído por parte de los más ultras de nuestro Club, mofarse de un fallecimiento. No quiero reproducir aquí ningún cántico, su dureza me hace desistir de mi intención.

    A ver si hay suerte y este año desciende de categoría, de esa forma tienen claro ¡quien manda en la capital!

    Abrazo fuerte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.