La Gran Familia La Gran Familia Hellín Secciones La Gran Familia

El día que nuestros trofeos brillaron más

Escrito por Antonio Armero

Quizá Gerardo me pueda corregir, pero el 16 de junio de este año puede que la Peña viviese el acto más importante de su ya larga historia, más allá de seguir al equipo por Europa y España, más allá de verle levantar Copas y Ligas. Cada vez tengo más claro que nuestra Gran Familia es mucho más que una peña de un equipo de fútbol, del mejor equipo de fútbol. Nuestra Peña es como su nombre indica, una Gran Familia.

Aquel 16 de junio, en Hellín, localidad que ya forma esencia de nuestra Peña, se celebró un partido benéfico en favor de la Asociación Asprona. Desde meses antes en que Juanan (o Capri, como le conocen en Hellín) se lo propusiera a Gerardo, se pusieron a trabajar en ello. Pero aquella historia ya la conocéis. Y de aquello, nació lo de este pasado marte 17 de diciembre. Aquel 16 de junio, y después del partido entre La Gran Familia Hellín y Asprona Hellín, nuestro presidente, Gerardo A. Tocino, les dijo a la gente de Asprona que haría todo lo posible para que viniesen a Madrid y hacer el Tour del Bernabeú. Y así fue. La fecha elegida, este pasado 17 de diciembre, para de paso aprovechar y ver la luces navideñas de la capital.

48 personas de Asprona Hellín, acompañados por 3 miembros de La Gran Familia Hellín, con Capri a la cabeza como responsable de la sección, pusieron rumbo a Madrid desde Hellín a las 08:30 de la mañana, cargados de ilusión y con risas y cánticos durante el trayecto a la capital. Llegada a Madrid y una primera foto antes de entrar al Templo madridista, como lo llama nuestro amigo Capri. Os puedo asegurar, yo que tuve la suerte de estar junto a ellos, que la cara de ilusión en todos ellos bien merecía la pena por todo el trabajo realizado anteriormente hasta llegar a este punto. Risas, curiosidad por la historia de nuestro equipo, algún culé infiltrado… Y ojos como platos cuando llegamos a la sala donde están nuestras 13 Copas de Europa. Si ya de por si tienen su propio brillo, el resplandor de los ojos de toda esta gente de Asprona se reflejó en nuestras 13 Champions, y estas brillaron más que nunca. Y así seguimos recorriendo nuestro estadio, entre emociones y caras de sorpresa de los zagales.

Después nos fuimos a comer a la Cava de Juani, lugar cercano a nuestro estadio, en donde Gerardo nos estaba esperando para compartir mesa y mantel con todos nosotros. A los postres, Natividad dirigió unas palabras a los presentes, y agradeció a La Gran Familia lo que la Peña ha hecho por Asprona el día del partido benéfico e invitando a sus asociados en Hellín a realizar el Tour del Bernabéu. Posteriormente sería Gerardo quien dirigiría unas palabras a los presentes, diciendo que ha sido un placer poder contribuir con estos pequeños gestos con Asprona. Gerardo entregó en nombre de la Gran Familia un pequeño detalle que recordaba aquel día 16 de junio. Un collage enmarcado con fotos de aquel día.

Después, ya todos en el autocar, recorrimos partiendo desde la calle Orense y recorriendo Castellana, Serrano, Alcalá, Cibeles y Paseo del Prado, explicándoles Gerardo a los presentes los lugares más emblemáticos que vimos en el recorrido. En la Plaza de la Lealtad, junto a la fuente donde nuestro eterno rival madrileño celebra de pascuas a ramos algún título, Gerardo, Sole y un servidor, despedimos a la expedición hellinera de Asprona y a nuestro amigo Capri, quien un día tuvo la idea de unir en algo tan maravilloso a La Gran Familia y Asprona. Curioso, les dijimos un ¡hasta luego! en la Plaza de la Lealtad. Lealtad, que bonita palabra y que escasa en estos tiempos. Pero estos excepcionales seres humanos es lo que te dan por doquier, lealtad y gratitud.

He visitado muchas veces nuestro estadio sin haber partido. Actos del club, de la Fundación, para hacer el Tour. Os puedo asegurar que esta ocasión fue , seguramente la más especial. El brillo de esos ojos, sus sonrisas, sus palabras, hicieron que nuestro estadio y nuestros trofeos me pareciesen mucho más bonitos.

Gracias chicos y chicas de Asprona, gracias a sus monitores, y sobre todo gracias a sus familiares, por hacernos ver al resto que la vida no es tan complicada como la queremos hacer, y que con cariño y gratitud este mundo puede ser mucho mejor.

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.