Actualidad Deportiva Baloncesto Euroliga Real Madrid

EuroLiga 2021-22 Jornada 3ª|No hay rivales pequeños ni partidos de 15 minutos

Escrito por Javier Gordo

Imagen. Los franceses fueron los grandes protagonistas del partido por parte madridista. Causeur estuvo muy acertado de nuevo en el lanzamiento triple. Fotografía Javier Gordo»

El Madrid tras un primer tiempo espectacular dejó escapar una ventaja que superaba la veintena de puntos para ganar el partido en los minutos finales, una remontada del debutante Mónaco liderada por un extraordinario Mike James puso en peligro el segundo triunfo en casa.

Real Madrid 94 Mónaco 86

Hala Madrid…

Bienvenidos a la competición

El Mónaco se presentaba por primera vez en el Palacio para disputar la máxima competición europea, otro ejemplo más a favor de aquellos que pensamos que la Euroliga es el espejo en el que se debería mirar la máxima competición continental en fútbol, y que tira por tierra las teorías agoreras de los “detractores” de la Superliga. En baloncesto vemos a los mejores equipos y los mejores jugadores (al menos los que no se ciegan por el glamour de la NBA) todos los años, y cuando un equipo en su competición se gana el derecho a estar, no se le excluye, ocurrió el año pasado con el Zenit y este con el equipo francés. Gracias a ello podemos disfrutar de jugadores tan imponentes como Mike James.

El formato de la Euroliga nos permite ver extraordinarios jugadores como James cada temporada. Fotografía Javi Gordo

Inicio arrollador

El Madrid jugó un primer cuarto descomunal, con dominio del rebote defensivo, no había opción para alimentar la estadística del rebote ofensivo gracias al excelente porcentaje de anotación, 7/7 en tiros libres, 7/7 en tiros de dos y 3 de 5 en triples (el último lejano sobre la bocina), juego rápido con 7 asistencias y gran defensa con 3 robos y dejando a los monegascos en únicamente 12 puntos, con su gran estrella, James, camino del banco desesperado con 0 puntos. Yabusele y Hanga fueron los más destacados de este primer parcial, bien secundados por Causeur y Heurtel.

El Mónaco parecía un poco impresionado por el rival, no podemos decir lo mismo del “escenario” ya que el Palacio no presentaba una gran entrada, supongo que el miedo y daño que la pandemia ha hecho a nivel económico son los culpables a partes iguales. Los franceses parecían el típico equipo “en construcción”, con grandes individualidades, pero poco trabajados como equipo, un poco el estilo “NBA”, con los jugadores haciendo “la guerra por su cuenta”, el Madrid superaba los 20 puntos de ventaja hasta la aparición de James con 10 puntos, cierta “ayuda” de un Lamonica que comenzaba con su libro particular de arbitraje al que nos tiene acostumbrado y la pérdida del dominio del rebote – solo 4 por 12 del rival – dieron esperanzas al Mónaco cuando se llegaba al descanso, 51-39.

Poderío francés en la capital

Tras el paso por vestuarios el partido entró en un duelo de cañoneros, Causeur y Heurtel aceptaban el reto de James que metía triples inverosímiles, como uno de 9 metros cayéndose u otro desde la esquina con el defensor delante que recordó mucho al que nos costó la victoria en el enfrentamiento contra el CSKA la temporada pasada en Moscú. Hanga por parte madridista se retiraba lesionado y el Mónaco encontraba en Hall el acompañamiento ideal para su estrella, los visitantes comenzaban a inquietar, finalizando el tercer periodo, momento en el que emergió la figura de Tavares para contener la acometida. 72-65.

Muy difíciles pusieron las cosas los «novatos» en la competición, en la imagen Hall machaca tras asitencia de James en una jugada que levantó los aplausos de la grada madridista. Fotografía Javi Gordo

Laso ponía a Taylor sobre James y conseguía “secarle”, 24 puntos llevaba al final del tercer cuarto y con 24 puntos finalizó el encuentro, aún así el Mónaco sorprendía al Madrid y con los mejores minutos del exbarcelonista Westermann logró dar la vuelta al partido para colocarse en un 81-83 impensable al ver el inicio de partido. El Madrid se afrancesó, Pablo puso en liza a Poirier, Causeur, Heurtel y Yabusele junto a Rudy, precisamente los dos últimos fueron los protagonistas de los minutos finales, primero “el oso bailarín” con cinco puntos y un robo, seguido del mallorquín con un triple frustraron las ilusiones de los monegascos. Debió ser duro para el Mónaco ver cómo le ganaba un equipo español “lleno” de compatriotas, cosas de la globalización.

Resultados y Anotadores.

94 – Real Madrid (30+21+21+22): Heurtel (13), Causeur (12), Hanga (9), Yabusele (18) y Tavares (9) -cinco inicial- Williams-Goss (4), Poirier (8), Llull (4), Fernández (7), Abalde (2), Alocén (-) y Taylor (8).

86 – Monaco (12+27+26+21): Lee (-), Boutsiele (-), Motiejunas (9), Andjusic (8), James (24)  -quinteto titular- Wstermann (8), Thomas (11), Diallo (7), Motum (5), Faye (-), Gray (2) y Hall (12)

…y nada más

3 comentarios

  • Después de mucho tiempo volvía a ver al equipo en directo, y por momentos me pareció que íbamos a tener un partido plácido. Pero como suele decir Rafa y tú remarcas en la crónica, en esta competición no hay enemigo pequeño y el Mónaco nos llevó al límite para poder sacar el partido adelante. Veo al equipo muy enchufado. Gracias por la crónica amigo. Un abrazo fuerte y Hala Madrid siempre!!!

  • Buenos días, Familia

    Enhorabuena y gracias por tu eurocrónica, Javi.

    Estos partidos son complicados, de especial forma cuando tienes una renta importante todo el partido y éste se hace largo. Es evidente que el rival juega, máxime si tiene a un genio como Mike James en tus filas.

    Creo que esta victoria hará crecer al equipo y a saber administrar sus ventajas. Son muchos partidos en pocos días y la temporada es larga. Muy positivo fue la mejora en el acierto del tiro exterior y que este equipo es muy competitivo. Como muy bien apuntáis Javi y Antonio, no existe rival pequeño y menos en esta competición.

    ¡UN FUERTE ABRAZO!
    ¡HALA MADRID!

  • No es que sea un rival pequeño, lo que sucede es que en baloncesto, mucho más que en otro deporte, la mentalización es fundamental.
    Lo peor que le pudo suceder al Real Madrid ayer fue arrollar en el primer cuarto al Mónaco, por lo que psicológicamente bajaron el pistón y eso propició la reacción del rival y pudo costar un disgusto.
    Un equipo debe de mantenerse siempre a tope, para eso cuenxa con una plantilla amplia. El menosprecio, o confianza, suele siempre ser muy peligroso cara al resultado final.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.