Actualidad Deportiva Baloncesto Euroliga Real Madrid

EuroLiga 2021-22 Jornada 8ª|Tirando de raza

Escrito por Javier Gordo

«Imagen. Nuestro «oso» bailó en Alemania, gran partido del francés con acciones espectaculares y plenas de calidad. Fotografía Twitter Real Madrid Baloncesto.»

Victoria de mucho mérito ante un rival en línea ascendente en la temporada. El Madrid tuvo que tirar de raza y coraje para hacerse con la victoria cuándo más difícil parecía cuando a falta de tres minutos Tavares y Poirier eran eliminados estando cuatro abajo en el marcador. Yabusele lideró al equipo que estuvo a punto de “irse” del partido desquiciado por un mal arbitraje.

Bayern Munich 76 Real Madrid 80

Hala Madrid…

De menos a mucho más

Una vez más, ante las bajas en el puesto de base (Alocén y Williams-Goss lesionados, y Llull con molestias) Laso opta de inicio por la pareja Abalde, Hanga alternándose en las labores de dirección. Por parte local protagonismo inicial para el exbarcelonista Thomas (en realidad “trotamundos” con paradas en Grecia, Turquía, Israel…incluso Tokyo) que acapara los ataques locales, pronto nuestro “oso bailarín” acepta el reto y con una serie de acciones plenas de calidad unido al dominio de la pintura de “chiquitín” el Madrid pone la primera diferencia 4-11 y obliga a Trinchieri a parar el partido. Los fallos en el triple y la salida de Hunter igualan el encuentro, el Madrid no anotaría en los últimos 5 minutos a excepción de un gancho de Poirier en la última jugada del cuarto. Inesperado empate a 13 para cerrar el periodo tras un gran comienzo madridista pero una vez más el poco acierto de tres (0 de 6) y las pérdidas (4), son una losa.

Pese a sus molestias, Llull apareció en la primera mitad para «abrir la lata» con sus «mandarinas. Fotografía Twitter Real Madrid Baloncesto.

Llull rompe el “maleficio” y Vukcevic, que había fallado uno en el primer ataque del cuarto, no duda cuando tiene de nuevo opción y también la emboca, con suspense ya que está a punto de “salirse” literalmente de dentro. Los papeles parecían cambiados, el Madrid ya no dominaba el rebote como en el primer cuarto, pero acertaba en el tiro exterior, nueva “mandarina” del “increíble” esta vez con respuesta de Othello Hunter, el mejor de los locales desde su entrada al partido. Fase de buenas defensas, alguna espectacular como un tapón de Vukcevic, la vuelta del dominio en el rebote, coincidiendo también con el descanso “por personales” de Hunter, y la conexión “francesa” entre Heurtel y Poirier devuelven al Madrid el dominio en el marcador. El Madrid se escapaba gracias de nuevo a la intimidación defensiva esta vez con Taylor y Poirier como muros, con contragolpes veloces con Yabusele como punta de lanza. Los alemanes recurren a Hunter (5 de los 6 rebotes ofensivos de su equipo en la primera mitad llevaban su nombre) para tratar de frenar la sangría, pero el Madrid se iba al descanso con una ventaja superior a 10 puntos, 32-43, 30 puntos nada menos en el cuarto, éste si era un Madrid de Laso reconocible.

Más difícil todavía

El partido iba a ser duro, Laso lo había advertido en la previa y los últimos resultados bávaros reforzaban esa sensación. En la reanudación los alemanes vinieron a confirmar que no “pensaban” irse del partido reduciendo diferencias hasta colocarse a tan solo 4 puntos, momento en el que aparece Abalde para sostener al Madrid con 9 puntos, los únicos del equipo en los 7 primeros minutos. Los “grandes” del Madrid se metían en problemas de faltas con 3 cada uno.  Era vivir un Déjà vu, no solo hablábamos de errores del equipo, también debíamos “lidiar” con un arbitraje muy casero que ignoraba personales clarísimas en la zona alemana, como una recibida por Causeur en la que un defensor le cae encima y que se prefiere ignorar, ya en la primera parte se había ignorado una falta sobre Rudy cometida por Nedovic que el propio jugador estaba reconociendo mientras los árbitros simplemente se “abstraían”. Pequeña reacción madridista, espoleados por la rabia, pero cinco puntos finales en el último medio minuto del Bayern dejan el partido en un inquietante 58-60.

El Bayern con Hilliard y Rubit culminan la remontada en un inicio desacertado de nuestro equipo. Laso opta por situar juntos a las torres madridistas y consigue frenar el acierto local, Rudy y Causeur desde el triple devuelven el mando en el marcador. Una técnica a Poirier, su cuarta personal, por protestar la señalización de infracción por tres segundos en zona obligan a Laso a variar de nuevo la estructura del equipo con la salida de Yabusele. Thomas devuelve el mando a los locales desde el triple y Yabusele le responde de igual manera, el partido había entrado en fase “balancín”.  El peligro para el Madrid vestía de negro y naranja y no de rojo como debería ocurrir, una inexistente falta en ataque en la lucha por un rebote y la técnica por la protesta de Tavares le llevan al banquillo eliminado, en la siguiente jugada es Poirier quién dejaría el partido tras cometer también su quinta personal. A falta de tres minutos la foto no invitaba al optimismo, sin pivots y cuatro por debajo en el marcador, todo un Everest. El Madrid sacó la raza, o el piolet, siguiendo con el símil, y logra voltear el partido a falta de 26 segundos, 76-78. Gran defensa sobre Lucic que pierde el balón a falta de 7 segundos, no sin suspense ya que tuvo que ser el “instant replay” quien confirmara que el saque favorecía a nuestro equipo. Dos tiros libres de Llull en la falta a la desesperada de los locales sellarían la victoria blanca.

 Abalde alternó labores de base y escolta y sostuvo al equipo tras el descanso con 9 puntos que frenaron la remontada local. Fotografía Twitter Real Madrid Baloncesto



Una reflexión

El Madrid ha sacado adelante un partido con coraje, luchando contra las adversidades, no solo un rival de mucha calidad también hemos tenido que lidiar con un arbitraje lamentable, pero tenemos que aprender una lección de esta victoria que bien podía haber caído del lado contrario, y aunque soy consciente de que es muy difícil hacerlo y fácil decirlo, los jugadores deben tratar de “olvidarse” de los árbitros, hoy las protestas y las “faltas” por frustración han complicado el partido.

Resultados y Anotadores.

76 – Bayern Munich (13+19+26+18): Thomas (11), Walden (10), Lucic (7), Obst (-) y Rubit (20) -quinteto titular- Weiler-Babb (-), Hunter (10), Jaramaz (-), George (-), Dedovic (2), Hilliard (16), Schilling (-)

80 – Real Madrid (13+30+17+20): Abalde (9), Hanga (-), Tavares (7), Yabusele (21), Taylor (4) -cinco inicial- Nuñez (-), Causeur (7), Heurtel (5)  Poirier (9), Llull (10 ), Rudy (5) , Vukcevic (3)

…y nada más

2 comentarios

  • Buenos días, Familia

    Enhorabuena y muchas gracias por tu eurocrónica, Javi.

    Coincido con tu reflexión, respecto de mantener la concentración los jugadores ante ciertas decisiones arbitrales. Es complicado, pero hay que intentar que no afecte en el juego.

    Victoria muy trabajada ante un gran equipo en cancha complicada (casi todas lo son en la Euroliga). Me ha gustado la capacidad de reacción del equipo y su compromiso. Hay que seguir en esta línea y recuperar efectivos.

    ¡UN FUERTE ABRAZO!

    ¡HALA MADRID!

  • Como bien titulas la crónica el partido fue ganado a base de raza y de que tenemos jugadores de mucha calidad. Enorme el partido de Yabusel. Costó, pero es que el Bayern no es moco de pavo. Gracias por la crónica figura. Un abrazo grande y Hala Madrid siempre!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.